TEPT según DSM-5: criterios y características

tept dsm 5

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un trastorno psiquiátrico que puede afectar a personas que han experimentado o presenciado un evento traumático. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición (DSM-5), el TEPT se caracteriza por la persistencia de síntomas angustiosos después de un evento traumático, que afectan la calidad de vida y el funcionamiento diario de la persona. En este artículo, analizaremos en detalle los criterios y características del TEPT según el DSM-5.

Contenido
  1. Definición de TEPT según DSM-5
  2. Criterios diagnósticos del TEPT
    1. Exposición directa o indirecta a un evento traumático
    2. Síntomas angustiosos recurrentes
    3. Evitación de estímulos relacionados con el trauma
    4. Alteraciones cognitivas y del estado de ánimo
    5. Alteraciones en la alerta y reactividad
    6. Duración y malestar causado por los síntomas
    7. Exclusión de causas fisiológicas o médicas
    8. Síntomas disociativos en el TEPT
    9. Retardo en el inicio del trastorno
  3. Conclusiones sobre los criterios y características del TEPT según DSM-5

Definición de TEPT según DSM-5

El DSM-5 define el TEPT como un trastorno de ansiedad que puede desarrollarse después de una exposición a un evento traumático. Este evento puede ser un acontecimiento real, experimentado o presenciado, y que implicó una amenaza real o percibida para la integridad física o para la vida de uno mismo o de alguien más. El TEPT se caracteriza por la aparición de síntomas angustiosos recurrentes que persisten más de un mes y que causan malestar significativo o deterioro en el funcionamiento personal, social u ocupacional.

Criterios diagnósticos del TEPT

Para cumplir con el diagnóstico de TEPT según el DSM-5, una persona debe cumplir con una serie de criterios específicos. Estos criterios incluyen la exposición directa o indirecta a un evento traumático, síntomas angustiosos recurrentes, evitación de estímulos relacionados con el trauma, alteraciones cognitivas y del estado de ánimo, alteraciones en la alerta y reactividad, duración y malestar causado por los síntomas, exclusión de causas fisiológicas o médicas y la presencia de síntomas disociativos en algunos casos.

Exposición directa o indirecta a un evento traumático

El primer criterio para el diagnóstico del TEPT es la exposición directa o indirecta a un evento traumático. Esto puede incluir vivir o presenciar una experiencia de muerte, lesión grave, violencia sexual u otro evento traumático similar. La persona puede haber experimentado el evento de manera directa, o haberlo presenciado y haberse sentido impotente para ayudar a otros o para escapar de la situación.

Es importante destacar que no todas las personas expuestas a un evento traumático desarrollarán TEPT. La susceptibilidad al trastorno puede depender de varios factores, como la gravedad del evento, la historia de trauma previa, los recursos psicológicos y el apoyo social disponible.

Síntomas angustiosos recurrentes

El segundo criterio para el diagnóstico del TEPT es la presencia de síntomas angustiosos recurrentes. Estos síntomas pueden manifestarse de diversas formas, como recuerdos intrusivos del evento traumático, pesadillas recurrentes relacionadas con el trauma, flashbacks o reexperimentación del evento, y una intensa angustia psicológica o fisiológica cuando se exponen a estímulos que recuerdan el evento traumático.

La angustia generada por estos síntomas puede ser tan intensa que la persona puede evitar situaciones, personas u objetos que puedan recordarle el evento traumático. Esta evitación puede afectar significativamente la calidad de vida de la persona, limitando su capacidad para llevar a cabo actividades diarias y mantener relaciones sociales.

Evitación de estímulos relacionados con el trauma

La evitación de estímulos relacionados con el trauma es otro criterio importante para el diagnóstico del TEPT. Esta evitación puede manifestarse de varias formas, como evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones relacionadas con el evento traumático, evitar situaciones o lugares que recuerden el trauma, y tener dificultades para recordar detalles importantes del evento traumático.

Relacionado con:Enfermedades discapacitantes: Conoce las causas y tratamientos

Esta evitación puede ser una forma de protección psicológica, ya que la persona puede experimentar una intensa ansiedad o angustia al enfrentar los estímulos relacionados con el trauma. Sin embargo, esta evitación puede limitar la capacidad de la persona para procesar y superar el trauma, prolongando la duración y la intensidad de los síntomas del TEPT.

Alteraciones cognitivas y del estado de ánimo

El TEPT también se caracteriza por alteraciones cognitivas y del estado de ánimo. Estas alteraciones pueden incluir la incapacidad para recordar detalles importantes del evento traumático, pensamientos negativos persistentes sobre uno mismo, los demás o el mundo, y sentimientos de culpa o vergüenza relacionados con el evento traumático.

Además, las personas con TEPT también pueden experimentar disminución del interés o la participación en actividades significativas, sensación de distancia o alejamiento de los demás, dificultad para experimentar emociones positivas y sentimientos de anticipación o alerta excesiva.

Alteraciones en la alerta y reactividad

Las personas con TEPT también pueden experimentar alteraciones en la alerta y reactividad. Estas alteraciones pueden manifestarse como irritabilidad o explosiones de ira, comportamiento imprudente o autodestructivo, hipervigilancia constante, respuestas exageradas de sobresalto y dificultad para concentrarse o dormir.

Estas alteraciones pueden ser una respuesta adaptativa al evento traumático, ya que la persona se encuentra en estado de alerta constante para detectar posibles peligros. Sin embargo, estas respuestas exageradas pueden interferir con el funcionamiento diario y la calidad de vida de la persona.

Duración y malestar causado por los síntomas

Según el DSM-5, los síntomas del TEPT deben persistir durante más de un mes y causar malestar significativo o deterioro en el funcionamiento personal, social u ocupacional. La duración de los síntomas es un criterio importante para distinguir el TEPT de las respuestas normales al estrés traumático, que generalmente disminuyen en un período de tiempo más corto.

El malestar causado por los síntomas del TEPT puede afectar todas las áreas de la vida de una persona, desde sus relaciones personales hasta su desempeño en el trabajo o los estudios. Es importante tener en cuenta que el TEPT es un trastorno que puede tener un impacto significativo en la vida de una persona y que puede requerir tratamiento especializado.

Exclusión de causas fisiológicas o médicas

Uno de los criterios para el diagnóstico del TEPT es la exclusión de causas fisiológicas o médicas que puedan explicar los síntomas. Es importante descartar otras condiciones médicas que puedan presentar síntomas similares al TEPT, como trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, trastornos del sueño o enfermedades físicas que puedan causar síntomas cognitivos o del estado de ánimo.

Relacionado con:mito sobre la sexualidadRompiendo los 14 mitos sobre la sexualidad más famosos

Para hacer esta evaluación, es necesario realizar una evaluación médica exhaustiva que incluya pruebas de laboratorio, estudios de imagen y evaluaciones psicológicas. Esto permitirá descartar otras causas relacionadas con los síntomas y asegurar un diagnóstico preciso del TEPT.

Síntomas disociativos en el TEPT

En algunos casos, las personas con TEPT pueden experimentar síntomas disociativos. Estos síntomas pueden incluir sensaciones de despersonalización, en las que la persona siente que está fuera de su propio cuerpo o que no se reconoce a sí misma, y desrealización, en la que la persona experimenta una sensación de irrealidad o de que el mundo no es real.

Estos síntomas pueden ser una forma de defensa psicológica frente al trauma, ya que la persona puede experimentar una desconexión de la realidad para protegerse de la intensidad de las emociones relacionadas con el evento traumático. Sin embargo, estos síntomas pueden ser perturbadores y afectar el funcionamiento diario de la persona.

Retardo en el inicio del trastorno

Por último, es importante destacar que el inicio del TEPT puede retrasarse en algunos casos. Según el DSM-5, el inicio del trastorno puede ocurrir a partir de los seis meses después del evento traumático. Esto significa que una persona puede experimentar síntomas relacionados con el trauma mucho tiempo después de la exposición inicial al evento.

El retraso en el inicio del TEPT puede deberse a diversos factores, como la falta de apoyo social, la falta de recursos psicológicos para procesar el trauma o la presencia de otros trastornos mentales que pueden enmascarar los síntomas del TEPT.

Conclusiones sobre los criterios y características del TEPT según DSM-5

El TEPT según el DSM-5 es un trastorno de ansiedad que se desarrolla después de la exposición directa o indirecta a un evento traumático. Los criterios diagnósticos del TEPT incluyen la exposición al trauma, síntomas angustiosos recurrentes, evitación de estímulos relacionados con el trauma, alteraciones cognitivas y del estado de ánimo, alteraciones en la alerta y reactividad, duración y malestar causado por los síntomas, exclusión de causas fisiológicas o médicas, síntomas disociativos en algunos casos y el posible retraso en el inicio del trastorno.

El diagnóstico del TEPT puede ser complejo, ya que los síntomas pueden variar en su intensidad y presentación. Sin embargo, es importante buscar ayuda profesional si se experimentan síntomas relacionados con un evento traumático, ya que el tratamiento adecuado puede ayudar a reducir el malestar y mejorar la calidad de vida.

Relacionado con:como saber si mi psicólogo me está ayudando¿Cómo saber si mi psicólogo me ayuda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up